Conoce las 10 cualidades que convirtieron a este singular y famoso inventor en un ejemplo a seguir para todos los emprendedores.

Mucho se ha alabado la figura de Steve Jobs tras su fallecimiento. Y es que el cofundador de Apple se convirtió en un genio tecnológico digno de imitar. Si quieres conocer las cualidades que guiaron su gran éxito, es necesario que revises el siguiente decálogo:

1. Perfeccionista

Muchos profesionales declaran ser perfeccionistas, pero Jobs rayaba en lo obsesivo. Para el lanzamiento del primer iPod, sus colaboradores de Apple pasaron toda la noche trabajando en el reemplazo de la toma de los auriculares porque él consideraba que no hacían clic en la forma precisa y deseable.

2. Despiadado

Jobs descartó muchas veces algunos de los productos que creó porque no les veía futuro. Aun así no se arrepentía de las decisiones que tomaba. Por ejemplo, canceló la creación del clon del Palm Pilot porque visualizó que los teléfonos con Internet móvil se impondrían a las computadoras de bolsillo.

3. Seleccionar a los mejores

El creador del iPhone siempre se preocupó de elegir a los mejores ejecutivos para que se encargaran de la ejecución de sus proyectos. Para el lanzamiento de las cadenas de tiendas Apple, Jobs reclutó al arquitecto I.M. Pei y a Mickey Drexler, de Gap para que formaran parte del consejo de administración de su empresa.

4. Equipos pequeños

La obsesión de Jobs se traducía también a la cantidad de colaboradores. Estos grupos debían ser exactos, es decir, 50, 60 o 100, ya que no podía aprenderse más nombres de sus empleados. Si llegaba un nuevo trabajador debía dar de baja a otro.

5. No basarse sólo en los estudios de mercado

Jobs no creía en estos estudios, decía "la gente no sabe lo que quiere hasta que uno se lo muestra", por eso, el cofundador de la empresa de la manzana probaba sus propios productos antes de lanzarlos al mercado.

6. Estudiar los temas

Antes de estrenar un producto, Steve Jobs estudiaba muy bien los folletos comerciales de Apple y, para ello, se fijaba en su competencia directa. También se paseaba con sus productos por las instalaciones de la marca para buscar inspiración.

Me decía en una ocasión Francisco Muro, Presidente para España y Portugal de Otto Walter, y autor de libros como El arte de la prudencia profesional o Ir o no ir: hacia el compromiso de trabajar y vivir con calidad: "Cuando alguien me pregunta que le aconseje dónde puede acabar su formación un hijo que acaba de terminar la carrera, siempre le digo: ponle a vender. Es como el máster de la vida, y encima pagado. El buscarse la vida, la obligación de tratar a otros (al que te cae bien y al que te cae mal), el atrevimiento de entrar en la conversación con el desconocido, etc., todo eso da muchas tablas que sirven para después, con independencia del puesto que se acabe ocupando".

Según el Fortune 500 "la gran mayoría de Presidentes de compañías importantes ascendieron desde el sector de ventas". No es casualidad, porque cualquier empresa (Telepizza, Zara, Vodafone... o tu carnicero o ferretero) viven de lo mismo: de vender. Es un área estratégica, clave. Un directivo tiene que estar continuamente vendiendo su empresa, tanto hacia "fuera" (clientes) como hacia "dentro" (empleados).

Cuanto más alto se está en la pirámide empresarial más importante es la capacidad vender, manejarse en el mundo de las relaciones sociales y cerrar acuerdos. A un socio de una consultora no se le paga por hacer bien sus proyectos consultoría (para eso tiene a sus equipos que ejecutan y él supervisa), sino por vender proyectos a sus clientes. Y si no vende y no salen las cuentas se va a la calle.

Conoce las 10 cualidades que convirtieron a este singular y famoso inventor en un ejemplo a seguir para todos los emprendedores.

Por SoyEntrepreneur

Mucho se ha alabado la figura de Steve Jobs tras su fallecimiento. Y es que el cofundador de Apple se convirtió en un genio tecnológico digno de imitar. Si quieres conocer las cualidades que guiaron su gran éxito, es necesario que revises el siguiente decálogo:

1. Perfeccionista. Muchos profesionales declaran ser perfeccionistas, pero Jobs rayaba en lo obsesivo. Para el lanzamiento del primer iPod, sus colaboradores de Apple pasaron toda la noche trabajando en el reemplazo de la toma de los auriculares porque él consideraba que no hacían clic en la forma precisa y deseable.

2. Despiadado. Jobs descartó muchas veces algunos de los productos que creó porque no les veía futuro. Aun así no se arrepentía de las decisiones que tomaba. Por ejemplo, canceló la creación del clon del Palm Pilot porque visualizó que los teléfonos con Internet móvil se impondrían a las computadoras de bolsillo.

3. Seleccionar a los mejores. El creador del iPhone siempre se preocupó de elegir a los mejores ejecutivos para que se encargaran de la ejecución de sus proyectos. Para el lanzamiento de las cadenas de tiendas Apple, Jobs reclutó al arquitecto I.M. Pei y a Mickey Drexler, de Gap para que formaran parte del consejo de administración de su empresa.

Clientes

  • Cliente9
  • Cliente1
  • Cliente2
  • Cliente3
  • Cliente4
  • Cliente19
  • Cliente20
  • Clientes21
  • Cliente22
  • Cliente23
  • Cliente24
  • Cliente25
  • Cliente26
  • Cliente27
  • Cliente28
  • Cliente29
  • Cliente30
  • Cliente31
  • Cliente32
  • Cliente33